Skip to content

El contraataque de los independientes

noviembre 26, 2012

Los días veintitrés y veinticuatro de noviembre del presente año, por tercera vez en lo que va del año, la feria “Contra” tomó por asalto la Plaza Washington. En esta ocasión, la municipalidad de lima le brindó un espacio a las editoriales independientes. 

Imagen

Stand de editoriales independientes “Estruendomudo” y “Armadillo”. Foto: Marcel Corrales

Escribe: Marcel Corrales

Bajo las sombras de los gigantes se desplazaron por años, tratando de resaltar, mas no podían competir con nombres como CrisolAlfaguara o Planeta. Editoriales como Caja Negra o Nulu Bonzai, solo les quedaba cruzar los dedos y rezar a que siquiera una persona comprase uno de sus libros. Ellos, junto con otras firmas independientes de otros rubros tenían muy pocas oportunidades de hacer conocer sus trabajos al público. Todo eso cambio cuando la Municipalidad de Lima, bajo la gestión de Susana Villarán, les brindó un espacio propio: Contra.

Más de cuarenta sellos discográficos como Mundano Records o Impulso Ruin emigraron a la primera edición de la feria Contra, llevándose a cabo los días seis y siete de julio del presente año. En la Plaza Washington se llevaron a cabo conferencias, conciertos  y demás actividades que permitieron que “la música que no está en la radio, pero debería estar” pudiese ser conocida por el público. La música independiente ya había ganado terreno, era tiempo de ver otros horizontes…

Oponiéndose a la bruma invernal, los diseños estridentes de Camote Soup, Ikarus, y otros tantos grandes del diseño independiente, pintaron de color el grisáceo paisaje limeño. En esta ocasión la cita eran los días diecinueve y veinte, en el mismo lugar que su predecesora. Junto con las Charlas de Juan Carlos Coronel y Carito Kanashiro, se presentaron grupos musicales como Las conchas negras y Carboncito.

No pasó mucho tiempo para que las editoriales independientes fuesen convocadas a aquella plaza, Paracaídas, Polifonía, y tantos otros nombres desconocidos para el público tendrían la oportunidad de mostrar las obras que tenían en sus respectivos stands.

Comienzo flojo

ImagenFeria Contra, prácticamente vacía a más de media hora de iniciada. Foto: Marcel Corrales

Una hoja cae de un árbol, despierta a una joven que se ha quedado dormida de esperar a que comiencen las actividades programadas. Aquel día, a las tres de la tarde, se iniciaría la feria con un taller de dibujo para niños, mas tuvieron que pasar más de treintaicinco minutos para que anunciaran el inicio de aquella actividad.

“¿Y los niños?”, se preguntaban algunos. De las seis mesas que se habían planeado utilizar en un inicio, solo en una entraron todos los pequeños dibujantes. Javier Ramos Cucho, el encargado de aquel taller, no pudo ocultar una mueca que mostraba su clara tristeza al momento de ver la falta de participantes.

Mientras transcurría el tiempo, no se podía evitar preguntar el porqué estaba tan vacío el lugar ¿acaso no era la tercera edición de esta feria? ¿No había sido anunciada en la web? Fugazmente iban y venían algunos transeúntes, solo para ver qué había en los stands de tela, fingían cierto interés, ojeando algunos libros, daban media vuelta y se iban.

La misma rutina se repitió durante la presentación del libro Historias Recicladas, donde dos extranjeros le hacían una serie de preguntas a Ramos Cucho, uno de los coautores de la obra, como hormigas salían y entraban en el nido. Con cierto nerviosismo, y una falta de fluidez en la oralidad, el autor respondió como pudo las interrogantes planteadas. El evento terminó con dos grandes fallas: no se llevó a cabo el espectáculo infantil que aparecía en la programación y no se brindó la posibilidad al público de participar.

Poemas muertos

ImagenRecital de poesía Megáfono en el parque. Foto: Marcel Corrales

Un transeúnte despistado llega tarde a la feria, coge un panfleto informativo, en aquellos instantes se llevaba a cabo un Recital de poesía, mas había un gran problema: no aparecía quien iba a estar a cargo del evento. Al caminar cerca del estrado encontraba que al frente suyo había una pareja de poetas, solo la mujer, Karina Valcárcel tenía identificación.

La muchacha de pelos negros comenzó a declamar sus poemas, con una temática algo fuerte para los menores de edad, por otro lado, el poeta sin identificación, brindaba al público algunas creaciones suyas en quechua. Como leyendo el periódico, ambos desperdiciaron la oportunidad de oro de ganarse al público.
La clara falta de entusiasmo hizo que varios de los presentes decidiesen irse.

Pasaban los minutos agobiantes, pocos ciudadanos se mantenían en el lugar desde el comienzo, al llegar la hora de la presentación del libro Basta, 100 mujeres contra la violencia de género, de Cucha del Águila y Christiane Félip Vidal, varias sillas se quedaron sin ocupar, sin duda los errores cometidos en los anteriores eventos habían mermado la ganas del público de siquiera escuchar a las autoras, sin embargo, se llevarían una gran sorpresa…

Cambio de velocidad

ImagenAna Correa interpretando “Rosa Cuchillo”. Foto: Marcel Corrales

Como si fuese un Déjà Vu, los pocos interesados en escuchar a Del Águila y Félip Vidal, preveían una temática igual que en el caso de Ramos Cucho y Valcárcel: pregunta – respuesta entre los presentes en el estrado y un mutis absoluto del público. Cuando las cosas no podían ponerse peor, comenzó a correr el rumor de que Jorge Pimentel, quien iba a presentar un libro ese día, se había enfermado, y por lo tanto no podía venir. Como un espectro furtivo Ana Correa se desplazó entre el público, subió a un pequeño cubo negro y dio rienda suelta a su talento: la actuación.

Rosa Cuchillo se hallaba en frente del público, toda vestida de blanco, pálida como la nieve, algunos niños lloraron de solo verla, no se imaginaron que el relato que venía a contar iba a ser el motivo por el cual las lágrimas se desparramarían entre sus mejillas. Aquella era una mujer andina, de un pueblo remoto, quien contaba con cierta picardía cómo se había ganado su apodo: defendiéndose a cuchillazo limpio contra un borracho que intentó violarla, y no cualquier amante de la cerveza, sino un hijo de un adinerado del pueblo. Aquel coraje se mantuvo firme a través de los años y fue puesto a prueba cuando un día su hijo se esfumó.

Rosa buscó en las cercanías de su casa, en la comisaría, en el cuartel, en cuanto lugar se le viniera a la mente, mas no hallaba más que insultos e humillaciones; sin embargo, perseveró, continuó preguntando, indagando, incluso llegó a escarbar entre los muertos de una fosa común, todo y más para rencontrarse con su querido hijo. Aquella conmovedora historia fue el break point del evento, que hasta ese entonces parecía condenado al olvido, la velocidad de los engranajes aumentó a partir de ese entonces, el público despertó de su largo letargo, la feria recién había comenzado.

Fuera de serie

ImagenBanda musical The Satellite. Foto: Marcel Corrales

Cuando el año dos mil seis estaba por terminar, un diecisiete de noviembre,  Rubén Guzmán, baterista – percusor y Jonathan Castro, guitarrista deciden unirse para hacer música. Tras muchos ensayos juntos, deciden formar una banda y buscar otro guitarrista, poco tiempo después conocen a Ítalo Rossi, quien ocuparía ese puesto. Hacia finales del dos mil siete, al grupo se une un viejo amigo suyo, Gonzalo Lopez (ex-Metamorphosis), como el tercer guitarrista. Poco después, Alonso García Herbozo se une en el bajo para completar la formación de la banda.

Con una influencia de grupos como Sonic Youth, Explotions in The Sky y Engineered Beautiful Blood, la banda explota los géneros post-rock, noise rock e instrumental a través de sus tres discos: Widescreenoscopio, 124 y el reciente Epílogo/Caos. En el concierto que brindaron en Contra, dejaron asombrados a más de uno de los espectadores con sus ritmos sicodélicos.

Queridas por todos

ImagenBanda musical Las amigas de nadie. Foto: Marcel Corrales

A puertas del verano del dos mil ocho Gabriela Gastelumendi, cantante, Alejandra Cárdenas, guitarrista, Estefania Aliaga, bajista y Katia de la Cruz, encargada de los sintetizadores, se unieron para formar el grupo Las amigas de nadie, debutando con su disco Eres Nadie, el cual al ser considerado como disco del año por el diario El Comercio, recibió el premio Luces.

Con influencia pop y beat electrónica, y haciendo gala de sus encantos físicos, lograron atraer a una gran cantidad de fanáticos de la banda, así como de transeúntes que caminaban por las calles cercanas. Tras una lluvia indiscriminada de flashes y uno que otro silbido al aire, Las amigas de nadie se retiraron del escenario principal con el cariño de la gente.

De la selva su ritmo

ImagenBanda musical La nueva invasión. Foto: Marcel Corrales

La rebeldía del punk y los ritmos autóctonos de la sierra y selva se fusionaron en el escenario, ocho músicos hacían posible esto: los integrantes de “La nueva invasión”. La flauta y el charango no podían ocultar el claro discurso social que propaga el grupo, aquella ideología que hacía rugir el piso y tambalear las nubes atraía al público cual miel a las hormigas.

El espíritu de la danza movía las caderas, los brazos, las piernas y hasta las cabezas de los presentes. El virus del desenfreno musical se esparcía a velocidades increíbles, aquel lugar que en las primeras horas de la tarde parecía un pueblo fantasma ahora era el núcleo de lo festivo. El sudor corría por las frentes, los gritos eufóricos se escapaban a través de las gargantas, era un paisaje surreal para quien se hubiese quedado en la feria todo el día.

Al final la gente quería más, no deseaba parar de bailar, cantar y gritar como endiablados, mas el grupo invitó al público a irse a sus casas, ya que, los trabajadores del municipio habían estado ahí desde hacía muchas horas, y que en lo único en que pensaban era en sus familias. Con cierto desencanto, pero comprendiendo las circunstancias del caso, la horda de danzantes redujo las palpitaciones del corazón, bajó la adrenalina y calmó al diablillo bailador. Era hora de irse de aquel lugar, quizás a un bar o discoteca a continuar con la fiesta.

Con hambre de cultura

ImagenLuciana Mendoza, trabajadora de la Municipalidad de lima. Foto: Marcel Corrales

El municipio de Lima, a cargo de Susana Villarán, ha estado implicado en diversos eventos culturales en lo que va del año, como la Bienal de Fotografía; los festivales de Cultura Viva, donde se trabajó con asociaciones culturales de transformación social como Arena y esteras, el festival de artes escénicas FAEL; varias exposiciones en la Galería Pancho Fierro; el seminario de cine que se llama Lima CineLab y las tres ferias independientes Contra, en julio, octubre y noviembre.

Luciana Mendoza, encargada de la división de industrias culturales de la subgerencia de cultura de la Municipalidad de Lima, afirma que la idea detrás de Contra era fortalecer y promover las industrias nacionales, así como luchar contra la estandarización, la masificación y el aburrimiento. “Nos dimos cuenta que, muchas veces, los productores no tienen espacio para vender o difundir sus productos”, declara. Por otro lado, calcula que la inversión del municipio para llevar a cabo la feria es de alrededor de treinta mil soles, y que, más o menos ese es el monto que se gastó en las anteriores versiones de Contra.

Para ella es muy importante que las bandas que se presenten sean, por lo general jóvenes, “nuevas”, aunque también se puede llamar a músicos con más recorrido. ¿Cómo escogen a quienes van a participar en los eventos? La municipalidad, al estar involucrada en otros eventos como el Lima Vive Rock, está en contacto constante con el ámbito musical: “todo el tiempo estamos buscando bandas nuevas, la idea es siempre renovar y darle oportunidad a todos”, declara. Por otro lado, enfatiza la gran importancia brindada en el tema de seguridad, resaltando la presencia de brigadistas, VIPS, serenazgos y de una ambulancia.

Para Mendoza, desde un inicio, la actual gestión tuvo como prioridad la promoción de la cultura: “Así como la gente tener un parque bonito y verde, tener un buen alumbrado, tener recojo de basura, también exija cultura. El deber del municipio es brindar cultura a su ciudad”, declara. Por otro lado, acepta que el gran problema ha sido la falta de comunicación, ya que, desde un inicio los trabajadores municipales han tenido un plan muy claro y han venido ejecutando las obras ahí planteadas. “No es que ahorita estemos haciendo actividades para subir la popularidad de la alcaldesa”, aclara antes de afirmar que para el próximo año se esta preparando una gran fiesta por el aniversario de Lima, donde habrán conciertos,  exposiciones, pasacalles, teatro, etc.

No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

ComicPeru

Notas y comentarios sobre el Comic hecho en el Perú y otras latitudes. La Info de Autores, Revistas, Fanzines y Web Sites

Cinencuentro

Viendo cine desde Perú

A %d blogueros les gusta esto: